Area Cliente

Area Cliente

Bienvenido
Daniel Bonet López

Al ser cliente registrado puede disfrutar de su estancía en nuestro hotel con todas las ventajas del Cosmopolitan Club.

Modificar Perfil

Los campos marcados con * son obligatorios

Recibir newsletter

Al crear un perfil acepta nuestros
términos de uso y politica de privacidad

Crear Perfil

Al crear un perfil acepta nuestros términos de uso

Gestionar Reservas

Hola
Daniel Bonet López

Reservas activas:

Actualmente no tiene ningúna reserva.

Reservas vencidas:

97U45 - del 10.06.2016 al 17.06.2016

Gestionar Reservas

Detalle de la reserva
97U45

Entrada: 10.06.2016
Salida: 14.06.2016
Noches: 4
Fecha de reserva: 02.04.2016
Huespedes: 2 Adultos 1 Niño
Habitación: Junior Suite - Cosmo Style Room
Régimen: Media Pensión
Precio total: 147€
Extras: Cuna Botella de Cava
Enviar bono por e-mail ¿Necesita modificar o cancelar su reserva? Contactenos
Reservar ahora
+Ventajas de reservar a través de la web
Hotel Cosmopolitan

Ofertas exclusivas.

Precio mínimo garantizado.

Agua de cortesía en la habitación.

Descuento exclusivo en las BBQ nights.

Gastronomía mallorquina y de otoño

Mallorca cobra vida en los meses de otoño, el paisaje se enriquece y huele más intenso, mejor, distinto. Durante esta estación gran parte del trabajo de primavera da sus frutos en forma de frutales y hortalizas que copan las mesas y los restaurantes aportando un toque de tradición y saber hacer.

Al mismo tiempo, las lluvias de otoño permiten que el aficionado y el experto busquen en la Sierra de Tramuntana los mejores lugares donde encontrar las más sabrosas setas: rosellons, girgoles o esclatasangs esperan al abrigo de la montaña al buen buscador.

De la misma forma, el otoño nos ofrece una rica gastronomía tradicional fruto del orgullo y del saber hacer de un pueblo. Manjares y platos tan selectos como el “arròs brut”, “tarta de champiñones”, “pescado con pimientos ” y complementos como el “condonyat”, entre otros.

En este breve repaso os queremos ofrecer algunos de los productos más importantes y que más platos generan. En el otoño mallorquín son típicas las batatas : una especie de patata dulce que se cuece, a fuego lento, y en hornos tradicionales de leña. Los encontramos de dos tipos: rojos o blancos, los primeros se caracterizan por ser aún más dulces y cremosos, los blancos son como una patata alargada con un toque dulce. Lo mejor de todo es que estos moniatos tienen menos calorías e índice glucémico que la propia patata, un manjar que se recomienda en las dietas más restrictivas.

 Otro manjar que no puede faltar en el otoño de Mallorca es las paraditas de castañas, castañas a fuego vivo, y que luego se deshacen en la boca. Si quieren darle un toque diferente a vuestro postre o simplemente picar entre horas de una manera saludable no hay nada mejor que las castañas. La castaña es uno de los frutos secos más tradicionales del levante, así como de las baleares. Se trata de un fruto seco típico de estos meses y que transporta la isla al invierno. Es tradición recorrer los cascos antiguos de Palma y pueblos disfrutando de las castañas que nos aportan la energía y el calor para disfrutar de un paseo entrañable a la espera del invierno.

El otoño también abre la veda al mejor arroz típico mallorquín: el arròs brut. Un arroz caldoso que difícilmente se puede comer durante los meses de verano debido a las altas temperaturas. Se trata de un arroz guarnido de lo mejor del otoño: setas como los típicos “picornells”, variedad de carnes y vegetales. Sin duda, no os podéis ir de la isla sin probar este manjar. Otro recorrido que nos ofrece el otoño mallorquín es la que ofrecen los asados de butifarra mallorquina y sobrasada.

La noche refresca y esto significa que ya podemos hacer nuestros asados típicos con leña y nuestros embutidos preferidos. Si ya han probado la sobrasada, el siguiente paso es la sobrasada a la brasa, un sabor tan singular y jugoso que ustedes tendrán que repetir.

¿Y de fruta, qué nos sugiere Mallorca? La granada, sin duda. Un fruto redondo que esconde un color rojo sangre y se conforma a través de virutas dulces comestibles, sin duda, la fruta preferida por niños y niñas, así como para los más golosos. Solo de abrirlas ya es apasionante y divertido, su tacto, su sabor dulce afrutado y su singularidad reina la estación de otoño.

Pero atención, esto no termina aquí, durante el otoño encontramos los primeros brotes de clementinas, una especie de naranja pequeñita, muy dulce y singular. Dicen los más mayores, que estos primeros brotes tienen propiedades curativas y depurativas, no se queden sin un quilo de clementinas. Aun así la lista de variedades típicas otoñales en Mallorca es amplia: higos, manzanas o uvas, entre otros llenarán los mercados y las mesas esta estación.

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en la navegación. Al continuar visitando este sitio usted está aceptando nuestro uso de las mismas. Leer más